El origen del Mariachi

in Musica
posted by: Raquel García

 Resultado de imagen para mariachi

Por muchos años en México ha sido una regla no escrita el terminar “una noche de copas, una noche loca” cantando en Garibaldi con canciones variadas al son de un buen mariachi, pero tal vez no sea tan conocido el origen de estas agrupaciones ni para los mismos oriundos citadinos.

El mariachi, que según historiadores surgió en 1500, es una tradición muy autóctona con orígenes en nuestros indígenas y desde entonces ha sido muy difundido y apreciado, hasta llegar a convertirse en un icono de nuestro país ante el mundo.

Una de las explicaciones sobre el origen de esta expresión de patriotismo y raza mexicana se remonta a los tiempos de la intervención francesa (acaecida en 1862).

Se dice que en aquella época se celebraba una boda de rancheros en un poblado de Jalisco a la que llegaron unos soldados franceses quienes al ver el protagonismo de los músicos en aquel festejo, preguntaron sobre  el mismo y les respondieron que se trataba de un “mariage”, en francés matrimonio.

Gracias a esa respuesta los castrenses denominaron así al conjunto musical aunque en el siglo XX investigaciones y descubrimientos refutaron el supuesto galicista, con lo que se dio paso a que entonces casi cualquier explicación se podría definir como un simple mito.

Otra hipótesis es la que el cantante Jorge Negrete refuerza en una de sus melodías. Esta posibilidad refiere que el mariachi surgió en el siglo XVI en Colula con la tribu Coca que según la historia tenía habilidades para la música.

De esta facilidad  de los lugareños para además construir sus propios instrumentos se dieron cuenta los frailes españoles que llegaron a Colula en ese tiempo y decidieron utilizar la música como instrumento evangelizador.

El Fraile Miguel de Bolonia, logró transformar antiguas melodías dedicadas a sus ancestrales deidades aztecas, en alabanzas a la Madre de Jesús y a San Miguel Arcángel y subrayó la idea de que la música era el lenguaje que Dios había decidió utilizar para comunicarse con ellos.

Así, al correr el tiempo y ser totalmente conquistados por los españoles, los músicos  Cocas transformaron no sólo sus propios ritmos autóctonos, sino que adoptaron instrumentos españoles como el violín y la guitarra.

En rancherías cercanas a Colula nacieron los viejos “violines del cerro” y haciendo gala de su facilidad de crear instrumentos nuevos,  el indígena Justo Rodríguez Nixen inventó la vihuela con una concha de armadillo y luego el guitarrón con cuerdas de tripas de animales, instrumentos ya actualizados sin los cuales el mariachi que hoy escuchamos carecería de su sonido característico.

A pesar de que hoy en día la música de mariachi es reconocida a nivel internacional y disfrutada por todas las clases sociales, no siempre fue así.

Hasta principios del siglo XX, esta música era menospreciada por la aristocracia y por ello había permanecido en el medio rural, pero en 1905 hubo un giro para esta condición que logró que el mariachi fuera considerado como un grupo pintoresco, digno de presentarse en foros citadinos.

 

El encargado de dar este vuelco a la situación fue un acto público del presidente Porfirio Díaz para el cual un grupo de mariachis fue llevado a cantar, vestido con la ropa de los hombres de campo y los instrumentos iniciales: violines, vihuelas y guitarrones.

Dos años después, en 1907 nuevamente Porfirio Díaz utilizó la música de mariachi para amenizar una fiesta ofrecida en honor del secretario de estado norteamericano  Eliu Root. Se dice que este grupo vino ex profeso desde Guadalajara e interpretó sones y jarabes mientras dos charros acompañados por dos tapatías bailaron al compás de las arpas y de los violines.

Se dice que ésta fue la primera vez que un “mariachi” se vistió del atuendo ya característico de charro con el que en la actualidad interpretan canciones de José Alfredo Jiménez o Lola Beltrán, de amor, de despecho o de pura celebración, ya sea en la plaza Garibaldi o en cualquier lugar al que los lleven a cantar.

Share this post

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Comparte y haz un comentario